Los trabajos de demolición en Lorca aprietan el acelerador

Publicado en por Vertical. Administración de Fincas

El proceso de demolición de inmuebles afectados de forma total por los terremotos aprieta el acelerador ante la cercanía de la fecha límite fijada por el Gobierno, los primeros días de agosto, para hacerse cargo del pago de los gastos que ocasionan estos trabajos y que ya superan los tres millones de euros.
Desde que el Ayuntamiento facilitó la última información sobre los decretos de ruina aprobados, se ha firmado un importante bloque que afecta, tanto a bloques de inmuebles como a viviendas unifamiliares. Las máquinas, según informó ayer el portavoz del equipo de gobierno, Francisco García, empezarán a actuar de forma inmediata.
«En este grupo de declaraciones de ruina están el edificio del bar Gallístico, en Placica Nueva; varios bloques en el barrio de La Viña, concretamente, los números 16, 18, 20 y 22, de la calle Herrerías, y los números 11, 13, 15 y 17 de la calle Jardineros; así como otros inmuebles en Santa Clara, Rojo, Juan Moreno y Juan XXIII», indicó el edil.
García agregó que en este mismo paquete de derribos ya aprobado hay que incluir también cuatro viviendas unifamiliares en la diputación de Río, en las cercanías del paraje conocido como el Salto. «Además, se encuentran pendientes del último trámite para decretar el derribo, otro grupo edificaciones, la mayor parte de ellas del tipo unifamiliar, distribuidas en las calles Horno y Virgen de las Huertas, así como en las pedanías de Río y Parrilla que se vieron igualmente afectadas con daños importantes en las viviendas como consecuencia de los seísmos».
El portavoz del equipo de gobierno insistió en que, antes las dudas relacionadas con los trámites que fijan la ruina de edificios, «son los técnicos municipales los que determinan la necesidad de que un inmueble sea finalmente demolido. Un profesional especialista en la materia realiza un informe y en base al mismo llega la decisión final». Hay casos, agregó en que las comunidad de propietarios han presentado informes de sus propios técnicos que son estudiados para tomarlos en consideración, si así se estima. Todo este proceso supone, explicó García, que «en algunos casos especialmente complejos el proceso vaya con cierta lentitud ya que son decisiones que no se pueden tomar a la ligera».
Ahora mismos, en esa situación de indefinición en cuanto a la decisión de si es necesario el derribo o no, se encuentran bloques de viviendas en el barrio de La Viña, calles Jerónimo Santa Fe, Nogalte, Avenida de Europa, Pérez Casas y Camino Viejo del Puerto y Juan Carlos I, junto a otros inmuebles en las diputaciones de Pulgara, Río y Tercia. García, que dijo no podía ofrecer en ese momento un listado exhaustivo de los expedientes de ruina en marcha, tampoco concretó el número real de viviendas que hasta el momento están derruidas o se demolerán en las próximas semanas. Sí se comprometió a ir facilitando periódicamente información para que los lorquinos en general, y no sólo los directamente afectados, tengan conocimiento puntual de la situación.

Etiquetado en propiedad horizontal

Comentar este post